PORQUE LOS HOMBRES TAMBIÉN SE DEPILAN

La depilación láser no es solamente un tratamiento estético, problemas como la foliculitis y pelos enquistados se solucionan con este sistema.

El hombre tiene por regla general más vello que la mujer, por lo que la demanda de depilación se puede extender a cualquier parte del cuerpo. Barba, espalda, hombro, tórax, banda inferior de la barba, orejas, entrecejo, manos, suelen ser zonas especialmente demandadas por varones.

El vello del hombre, es por regla general diferente al de la mujer. El pelo suele ser más profundo y más grueso, sobre todo si se ha rasurado en ocasiones anteriores la zona a tratar. La dermis, del mismo modo, también suele ser más gruesa.

Es importante disponer del equipamiento adecuado que permita tratar este tipo de vello, que es diferente al vello más fino que puede aparecer en otras zonas o en mujeres.

Igualmente, la densidad de pelo por centímetro cuadrado suele ser mayor. Esta circunstancia, junto con las características del vello, hace que por regla general sean necesarias un mayor número de sesiones.

No obstante, esto dependerá siempre del objetivo que persiga cada persona, ya que en ocasiones el varón no busca la desaparición total del vello, sino una reducción significativa.

En Dermaline ajustarán su equipamiento dependiendo del tipo de pelo y también del tipo de piel sobre la que crece, ya que ajustar estos parámetros permite una depilación más efectiva y también menos dolorosa. En zonas amplias este es un punto importante por la comodidad del cliente.

El número de sesiones varía en función del tipo de pelo, color de la piel y sensibilidad al dolor. Para obtener información más concreta, en Dermaline examinarán la zona a tratar e informarán al interesado.

El intervalo entre sesiones también varía con respecto a la mujer, debido a que el varón queda normalmente depilado más de dos meses entre sesión y sesión. Normalmente el tiempo que transcurre entre sesión y sesión puede ser:

– Barba una vez al mes.
– En orejas, pómulos, cara en general (excepto barba) y manos cada dos meses
– Resto del cuerpo: cada tres o cuatro meses

Este intervalo se suele ir ampliando cuantas más sesiones se llevan realizadas.

Los problemas con el afeitado y la irritación en la zona de la barba, hace que algunos hombres opten por eliminarla completamente, y otros por hacerse sólo unas sesiones hasta que consiguen debilitar el pelo lo suficiente para hacer los afeitados más agradables.

Tanto para hombre como para mujer, es conveniente antes de comenzar cualquier tratamiento realizar unos disparos de prueba. Por un lado la persona interesada tiene un primer contacto breve con el láser, por otro, realizar esta prueba con diferentes potencias nos facilita a Dermaline información importante sobre la reacción de la piel y el vello al láser para poder aplicar el ajuste más apropiado.

El varón, a diferencia de la mujer, tienen la capacidad fisiológica de seguir produciendo pelo nuevo hasta los 50 años en algunos casos. Esta circunstancia se percibe especialmente en áreas como tórax y espalda. Por ello, es necesario saber que una vez finalizado el tratamiento pueden necesitar una sesión de repaso cada varios años. Esto también depende del nivel de exigencia o el grado de depilación que busque cada varón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *